Lo Último

Translate

Blog de actualidad , cultura y arte en Venezuela y el Mundo , editado en Caracas , Venezuela.
Editor: Eugenio Arroyo Arias

Email :
morphinemeister@gmail.com
https://www.talenthouse.com/morphinemeister



2.1.08

DAVID YALLOP: «EL OPUS Y LOS LEGIONARIOS DE CRISTO GOBIERNAN EL VATICANO»


Entrevista con el autor de «el poder y la gloria»

Por Rafael Palacios .

Con su peculiar estilo claro y directo, el famoso autor británico, uno de los mejores reporteros del mundo, contestó a las preguntas de AÑO/CERO sin escamotear ningún asunto. Su nueva obra, El poder y la gloria, ha caído como una bomba entre los muros vaticanos, pues muestra la cara menos amable del papado de Juan Pablo II.

No es la primera vez que un libro de David Yallop incomoda al Vaticano. En El nombre de Dios demostró que las causas del fallecimiento de Juan Pablo I no estaban claras y, contrariamente a la versión defendida por la Iglesia, las pistas apuntaban al asesinato. Otra de sus obras, Hasta los confines de la Tierra, desveló la vinculación de la CIA y la KGB con el temido terrorista Carlos «el chacal». Yallop se ganó de nuevo poderosos enemigos, incluido el propio asesino. «Declaró que le gustaría matarme, pero lo tiene difícil porque se encuentra en prisión. Además, está demasiado gordo», afirma Yallop con su particular sentido del humor. Año Cero: ¿Tomó alguna medida Juan Pablo II ante la extraña muerte del anterior Papa? Yallop: Desde luego que no, se inhibió. De todos modos, personas de gran influencia en el Vaticano, como el cardenal Benelli, iniciaron una investigación. Pero ésta fue muy limitada, porque el resto de los cardenales se temían que las conclusiones de la misma obligaran a realizarle la autopsia a Juan Pablo I. Decidieron que había muerto de un ataque al corazón y punto. Sin embargo, esto no se puede asegurar sin autopsia. A/C: ¿Cree que Juan Pablo II sabía o sospechaba que su predecesor había sido asesinado? Yallop: Para comprender la reacción de Karol Wojtyla es necesario estudiar su trayectoria antes de llegar al trono de san Pedro. Siempre intentó tapar los escándalos que afectaban a la Iglesia. Su reacción siempre fue: «En la Iglesia tenemos una habitación especial, como la tienen todas las familias, donde estas cosas tienen que ser discutidas». Así que su actitud ante la muerte de su predecesor fue la misma, es decir, encubrir cualquier asunto «feo». Por ejemplo, en 1985 recibió del cardenal norteamericano Krol –un buen amigo suyo que le había ayudado a ser elegido Papa–, un informe de 200 páginas sobre el problema de los abusos sexuales dentro de la Iglesia. El Pontífice alabó el escrito, pero se limitó a archivarlo. Sobre esta espinosa cuestión, algunas personas le proporcionaron nombres, como el del mexicano Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo, que había abusado de sus primeros pupilos en los años cuarenta. Wojtyla tomó idéntica actitud con los escándalos económicos que asolaron al Vaticano en los años 80 y que supusieron que muchos cristianos se replantearan su apoyo a la institución. A/C: ¿Qué papel jugó Ratzinger en los casos de abusos sexuales antes de convertirse en Papa? Yallop: Su papel era el de ejercer la disciplina eclesiástica sobre cualquier sacerdote que hubiera abusado sexualmente o fuera sospechoso de ello. De todos modos, la actitud de Ratzinger ante este asunto es la misma que la del anterior Papa. Como consecuencia de los casos de abusos sexuales, la Iglesia de Los Angeles ha pagado 1.000 millones de dólares y la de San Diego 200. Y parece que las arcas de la Iglesia todavía se resentirán más, porque en vez de denunciar ante las autoridades a los curas pedófilos, los cambian de diócesis para ocultar lo evidente, y éstos en general vuelven a reincidir. En definitiva, Benedicto XVI no ha hecho nada por atajar el problema. A/C: Después de todos estos desembolsos, ¿cuál es la situación actual de la Iglesia católica? Yallop: Abundancia económica. Sólo han tenido que vender unos cuantos edificios. A/C: ¿Sólo? Yallop: La Iglesia es la mayor poseedora de inmuebles de este planeta. La estadounidense y la alemana son las más ricas; tienen infinidad de posesiones. Pueden indemnizar a las víctimas de abusos sexuales con 4.000 millones de dólares y el Vaticano ni lo notaría. El Papa y los cardenales no tienen más que pedir ayuda para los trabajos sociales que desempeña la Iglesia y el dinero empieza a fluir. A/C: ¿Quién estuvo detrás del intento de asesinato de Juan Pablo II el 13 de mayo de 1981? Yallop: Entre la opinión pública ha calado la idea de fue el KGB, pero hasta el momento nadie ha proporcionado las evidencias definitivas. Representantes del gobierno italiano aseguraron que tenían esas pruebas, pero todavía estoy esperando. No puedo entender que tras la caída de la URSS ningún antiguo agente de los servicios secretos soviéticos hubiera dado a conocer esa información. Te aseguro que importantes medios de comunicación estarían dispuestos a pagar sumas exageradas por algún indicio en ese sentido. EL PAPA Y EL FIN DEL COMUNISMO A/C: ¿Qué papel desempeñó el Papa en la caída del comunismo? Yallop: Desde mi punto de vista, mínimo. Ya en 1982 Lech Walesa y su sindicato Solidaridad, la única organización de trabajadores verdaderamente independiente en los países comunistas, habían conseguido de las autoridades polacas el derecho de huelga y de asociación. Y el Papa no había intervenido para nada. Esto me lo contó el primer ministro no comunista que hubo en Polonia, quien había sido asesor de Solidaridad y buen amigo de Juan Pablo II. A/C: ¿Está demostrado que el Vaticano financió a Solidaridad? Yallop: Roberto Calvi, tesorero de la logia masónica P-2, a la que pertenecían importantes cargos del Vaticano, incluido Marcinkus, el director de la banca vaticana, afirmó públicamente que había inyectado millones de dólares a Solidaridad. Sin embargo, Walesa y los suyos aseguran que nunca vieron el dinero. Quizá se «esfumó» en el camino entre Italia y Polonia, no sé cómo. Lo que si parece cierto es que la CIA utilizó a determinados sindicatos de EE UU para financiar a Solidaridad. Y estoy convencido de que al menos algunos dólares de Calvi también llegaron a las arcas del combativo sindicato polaco. Calvi siempre declaró que la «pasta» la puso Marcinkus, es decir, el Vaticano, y que él realizó los «movimientos» necesarios para que acabara en su destino. Ahora bien, yo no creo que en ese momento los chicos de Walesa necesitaran dinero, sino más bien material, como equipos informáticos. Por mucho capital que tuvieran, ¿en qué lo iban a gastar? Recordemos que Solidaridad actuaba en un país dominado por una férrea dictadura comunista. Por cierto, Calvi acabó colgado de un puente en Londres. Tuvieron lugar bastantes asesinatos y muertes en extrañas circunstancias alrededor de la logia P-2 y la banca del Vaticano. A/C: ¿Continua la masonería manteniendo su poder en el seno de la Iglesia? Yallop: Está muy extendida. Todavía existen miembros de la Iglesia que pertenecen a la logia P-2, pues a pesar de la desaparición de su líder, Licio Gelli, ésta sigue funcionando. No es la única organización secreta que conspira en el seno de la Iglesia. Cualquier sacerdote que pretenda ascender a altos cargos tiene que pertenecer a alguno de estos grupos. SOCIEDADES SECRETAS EN EL VATICANOA/C: ¿Cuáles son las relaciones entre el Vaticano y la Orden de Malta? Yallop: La Orden de Malta es una organización de cientos de años dependiente de la Santa Sede. En teoría se dedican a realizar labores benéficas, pero en realidad llevan a cabo tareas diplomáticas para el Vaticano. A/C: Algunos periodistas afirman que son el brazo católico del gobierno estadounidense… Yallop: Eso fue así durante la administración Reagan, no sé si en la actualidad. Reagan era protestante, pero le ofreció cargos relevantes en su gobierno a ocho o nueve católicos que efectivamente pertenecían a la Orden de Malta. Estadísticamente es improbable que tantos católicos formen parte de un gobierno de los Estados Unidos. Se sabe que estos militantes de la Orden consiguieron reabrir las relaciones diplomáticas entre la Santa Sede y EE UU. En su momento se especuló con una «santa alianza» entre el Vaticano y la administración Reagan, pero eso no existió. En realidad el Papa vio que los cardenales de Latinoamérica estaban escorándose a la izquierda y presionó al cardenal de Chicago para que apoyara a Ronald Reagan en su lucha contra los movimientos izquierdistas latinoamericanos. Juan Pablo II estaba obsesionado con la maldad del comunismo y no fue capaz de reconocer que la lucha que llevaban los líderes de la Iglesia en el Cono Sur no era a favor del comunismo, sino contra la pobreza y la opresión de terribles dictaduras. Se vió en la tesitura de elegir entre la Teología de la Liberación y Reagan y eligió al segundo. Juan Pablo II sabía que el gobierno estadounidense estaba armando a los «contras» para derrotar al gobierno legítimo de los sandinistas en Nicaragua, pero continuó apoyando a Reagan. El Pontífice visitó Chile cuando gobernaba Pinochet y se fotografió junto al dictador Videla y la Junta Militar argentina. A/C: ¿Y qué me dice de las relaciones del Papa con Zbigniew Brzezinski, el polaco-americano que manejó los hilos del gobierno de Jimmy Carter? Yallop: No sólo en el de Carter, sino que su tuvo un papel relevante en gobiernos posteriores. Por compartir nacionalidad con el Pontífice se convirtió en el nexo de unión entre éste y el presidente Reagan e influyó decisivamente en que el Papa tomara claro partido por los Estados Unidos. A/C: ¿Cuál de estas organizaciones secretas es la más poderosa actualmente en la Iglesia? Yallop: El Opus Dei y los Legionarios de Cristo. Estos grupos gobiernan el Vaticano. A/C: ¿Estamos ante el inicio de una gran crisis del catolicismo? Yallop: Yo creo que ya está ocurriendo. La gente normal no sigue sus políticas en cuestiones como el control de la natalidad o el matrimonio. Están perdiendo la partida. Jamás me imaginé que viviría el colapso de la fe católica. RECUADRO: TEOLOGÍA DE LA LIBERACIÓN En los años 60 la Iglesia latinoamericana apoyó claramente a los movimientos izquierdistas que estaban brotando en el continente. Nacía así la llamada Teología de la Liberación –pesadilla para Juan Pablo II–, movimiento que hacía una lectura progresista de las Sagradas Escrituras y reivindicaba la figura del Jesús revolucionario y defensor de los oprimidos. Para entender la configuración de este movimiento, apoyado por obispos y sacerdotes, debemos retroceder hasta la celebración en 1968 del segundo sínodo del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) en la ciudad colombiana de Medellín. Allí los superiores de la Orden de los Jesuitas en América Latina presentaron un durísimo informe sobre la pobreza. El documento final de Medellín se convirtió en el inicio de la Teología de la Liberación. En el mismo leemos: «El episcopado latinoamericano no puede permanecer impasible ante las enormes injusticias que existen en América Latina. (…) Un sordo clamor brota de millones de hombres pidiendo a sus pastores una liberación que no les llega de ninguna parte».


29-12-2007 , TOMADO DE "AÑO CERO"

No hay comentarios.:

Archivo del Blog

Sígueme por Email